pajarillo cableado

Lo que llamados música venezolana autóctona y tradicional, no lo es tanto. Todas las músicas contemporáneas son fusiones de aquí y de allá, de allá y de aquí. Sin ir más lejos, lo que consideramos como el segundo himno venezolano, nuestra Alma Llanera, es una zarzuela española a ritmo del 6×8.

A finales de los años 60 y comienzos de los 70, el rock comenzó a fusionarse con otros géneros musicales. El primer hermanado fue el jazz. Y del jazz los sonidos fronterizos entre México, el africano Caribe y EEUU. En Argentina, las chacareras y el tango se rockeaban. En Brasil la bossa pasaba por el filo de la sicodelia. El flamenco español pasaba por la misma experiencia. En Venezuela, aquellos que unos recientemente se vanagloriaron bautizando como Neo Folklore a la fusión de alguna tendencia rock con la música tradicional, se comenzó a hacer en el país, por lo menos, desde el año 1971. Así que de neo nada.

Este año, José Enrique “Chelique” Sarabia edita Revolución “electrónica” en música venezolana, o también titulado, 4 fases del 4, en el que fusiona galerones, joropos y polos con las nuevas tecnologías electrónicas recientemente creadas por el señor Rober Moog. Para la ocasión ideo un equipo especial al que bautizo M.R.A.A.

Con el mismo contenido, 4 fases del 4 fue un obsequio de la compañía petrolera Shell. Revolución “electrónica” en música venezolana fue el titulo que salió a la venta.

Chelique Sarabia
Revolución “Electrónica” en Música Venezolana
Promus LPPS-2039

El Pajarillo